Miedo a la cosmética

 

Eran jóvenes y bellas, tenían magia en las manos, todo aquello que querían conseguir lo conseguían. Separadas eran fuertes pero juntas eran una religión a la que rendir culto, una quimera a la que perseguir, una obra perfecta en movimiento, o al menos era eso lo que sentían los individuos del sexo opuesto, los cuales caían una vez tras otra en el trazado curvilíneo de sus telarañas.

Pasó el tiempo y su esencia se fue desvirtuando, lo que su religión ofrecía necesitaba del favor de la juventud, su belleza y su atracción no profundizaban en la persona, se centraban en el espectáculo del impacto inicial, la imagen rubia, la pureza de sus pieles claras.

Tenían la opción de reaccionar frente a la evidencia, reconducir sus objetivos o hacerlos acordes a otra fuente de recursos, o por el contrario no hacer nada, dejar que sus armas se oxidasen frente al espejo, luchar día a día contra la entropía y el caos para sólo posponer lo inevitable; que un día como pueda ser hoy te descubras como todo lo que antes menospreciabas.

Logo Sofás

Llevas rota la mirada
Y el espejo criminal
Como todas las mañanas
Va a contarte la verdad

La tortura en cada arruga de perder lo que tenías
Si se va, volverá.
Son dolores los favores que ahora son para otras chicas
Si se va, volverá.

Coge lo que queda
Nunca será como lo que era

El bikini que te quitas
Deja ver con claridad
Si no están donde debían
Lo de dentro servirá

Hace llanto tu quebranto, que al pasar ya no te miran
Si se va, volverá.
Más hermosa es una rosa viene el tiempo y la marchita
Si se va, volverá.

Coge lo que queda
Nunca será como lo que era
Coge lo que puedas
Igual será más de lo que era