Me Falta Algo

 

Era ya madrugada y querían romper a bailar. Fueron directos al escenario grande, donde unos tipos llamados Bloody Beetroots daban a sus sentidos el estímulo necesario para continuar.

Las sustancias que hacían efecto dentro de su cuerpo le hacían sentir una felicidad intensa y verdadera, pero también mermaban sus mente y su capacidad motora. Este estado le hacía extremadamente vulnerable a la banda de criminales organizados que acechaban desde la multitud. Sintió un empujón y manos dentro de sus bolsillos, al mirar a la masa de gente vio cientos de cabezas y le fue imposible identificar cuál merecía ser separada de su cuerpo. Sus amigos le consolaron, pero lo que le hizo indestructible de verdad fue ella, un nuevo amor mucho más fuerte que los anteriores, que emergía por fin detrás de la sospecha y se posicionaba como tal.

Al llegar a casa se tumbó junto a ella y mirando su figura escorzada descubrió, para su sorpresa, que ayer le faltaban más cosas que hoy.

 

Me falta algo

Bebe de la gente, tan diferente. Tú y yo, y yo lo rebelde, tú lo intermitente.
Ir, venir, bailar, saltar, ajeno a lo que tenga que pasar.
Que todo lo demás va.

Puedo ser el aire, este me vale. Tú y yo, y yo de tu parte, tan brillante.
Vi la luz, el vendaval, ajeno a lo que puedan intentar.
Que todo lo demás va.

Eh, me falta algo
No será tan malo
Eh, es la manera
Oh, lo que me quema

Lo que yo tenía, lo que querían. Tú y yo, y yo a la deriva, tú la caricia.
Ir, venir, bailar, saltar, ajeno a lo que tenga que pasar.
Que todo lo demás va.

Pero sigo vivo, tiene sentido. Tú y yo, y yo sin lo mío, tú mi camino.
Vi la luz, el vendaval, ajeno a lo que puedan intentar.
Que todo lo demás va.