Lluvia radio activa

 

Pensó que aquel tipo no era digno de estar encima del escenario, criticó su voz, su movimiento y su actitud. Pasaron dos horas y llegó su turno, eligió de forma automática la esquina más oculta de la tarima, no miró a nadie a los ojos, las manos le temblaban, las gotas de sudor empezaban a acumularse debajo de su camisa, rayos de calor cruzaban su torso longitudinal y transversalmente, su barriga se contraía cada poco tiempo, su cabeza no tenía las cosas del todo claras... sólo gastó un segundo en pensar en el tipo de antes, un segundo que partió por la mitad, una mitad para arrepentirse de haber dicho esas cosas sobre él y otra para nunca reconocer dicho arrepentimiento en público.

Cuando terminó aquel trago se sintió extremadamente aliviado, disfrutó de la noche en aquel lugar y en otros que vinieron después, aceptó con agrado la lluvia de alabanzas de compromiso siendo desconocedor de que tenían tal condición.

Pudo repetir muchas veces aquel proceso y descubrir con el tiempo el valor del esfuerzo ajeno, o pudo repetirlo pocas veces y seguir viendo más pequeño lo de otros para ver más grande lo suyo... qué será será...

 

Lluvia radio activa

 

Y si va mal, el aire
te va a quemar la sangre
Ya no ves las cosas
Como hace dos horas

Que sí que no, que miedo!
Te va a ganar el nervio
Ya no ves el suelo
Desde tan lejos

Lluvia de todos los sitios
A los que vas esta noche
Y ya no quieres volver

Hunde el suelo, nunca tu cabeza,
Es mejor verlo todo desde fuera
Es como una lluvia radio activa
Llena de estrellas y de gente bonita.

...de gente bonita...

Que sí que no, cobarde!
Que para huir es tarde
Ya no ves tan claro
Desde el otro lado

Lluvia de todos los sitios
A los que vas esta noche
Y ya no quieres volver

Hunde el suelo, nunca tu cabeza,
Es mejor verlo todo desde fuera
Es como una lluvia radio activa
Llena de estrellas y de gente bonita.