El Reflejo

 

Naranja era una chica extremadamente bella, su estilizada figura y su gusto para cubrirla llamaban la atención allá donde fuese. Azul se sentía fuera de juego con respecto a ella, su imagen le imponía tanto respeto que aún estando a cientos de kilómetros de distancia se preguntaba si a ella le gustaría lo que en ese mismo momento él llevaba puesto, o si a ella le gustaría el modo en el que él sostenía la taza de té, o su forma de fumar, o su postura al esperar.

Cuando todas estas preguntas se acumularon en su cabeza Azul comenzó a reflexionar cuál era el extraño fenómeno que le estaba sucediendo, porque él estaba seguro de que no era enamoramiento. Llegó a la conclusión de que el respeto y la admiración profunda hacia un aspecto de alguien en concreto, si era realmente determinante, podía causar en el individuo perceptor la repetición del mismo.

Aquella búsqueda irracional de aprobación ajena constituía el fenómeno que Azul denominó como "El Reflejo".

Logo Sofás

Mira el color que tiñe sus ojos
Es como el negro que hay dentro del pozo
Y cuando miras quieres ver más
Y si te inclinas más te caerás

Tú serás el espejo que siempre me mira
Que me da la errónea visión objetiva

Dicen que nunca da su saliva
Que donde moja cura las heridas
Pero yo sé que tiene algo más
Que envenena la voluntad

Tú serás el espejo que siempre me mira
Que me da la errónea visión objetiva

Bebe el sudor que moja su espalda
Que purifica tanto como el agua
Ella mañana para desayunar
Se va a comer tu fortaleza mental

Tú serás la que cuente después mis pedazos
Que te vas o te quedas según mis fracasos