El Golpe

 

Estuvo mucho tiempo metido en aquella cueva acompañado de aquellas esculturas, intentando descifrar las técnicas y los procederes con las que habían sido elaboradas. Antaño esas obras habían llevado la gloria y la abundancia a sus creadores. Las observó mucho tiempo, navegó por sus rincones hasta hacer un descubrimiento revelador: más allá del efímero brillo inicial que desprendían se hallaba el alma de las mismas, fuerte y poderosa, capaz de convocar a las masas, creada a partir de trozos de otras obras diferentes, modificados y pegados con un pegamento especial y determinante; el talento.

Pasó tres años, con sus días y sus noches, metido en aquel agujero, y cuando salió de allí su cincel hablaba idiomas que pocos eran capaces de entender. Era poseedor de los trucos más ancestrales y su sabiduría se alzaba por encima de la mayoría de escultores de aquel reino de mediocridad, así que subió a la montaña, alzo su martillo y gritando al cielo se dispuso a dar... El Golpe.

 

El Golpe

Saltarme lo que soy,
Tener lo que he querido siempre
Saber a dónde voy,
Por el golpe, busco el golpe

Tú no vas a verme fracasar
Hoy le voy a dar algo especial

Doy lo que sabe mejor
por el golpe, busco el golpe