Comevegetal

 

Tenían trabajo que hacer. Él ya conocía a aquellas personas desde hacía tiempo y no tenía quejas sobre su conducta, así que subió al coche.

Algo oscuro subió dentro del coche con ellos, algo que no se podía ver pero sí sentir. Nada más comenzar el viaje el ácido de las palabras de sus nuevos compañeros de viaje corroían cada semejante que divisaban sus ojos, si algo no era de su agrado incidían en ese punto olvidando los demás, sin buscar explicaciones o más datos que les pudieran hacer comprender que lo que veían no era tan malo como ellos lo querían ver. Él enseguida comprendió que le esperaba un largo fin de semana metido en aquel coche comiendo vegetal, yendo de un lado a otro, acechando la próxima víctima que, quién sabe... quizás fuera él mismo.

 

Comevegetal

 

Una vez estuvo bien
Quizá dos se puede hacer
Pero cuando ya van nueve
Algo dentro se te enciende

Y piensas “vete que esta gente puede llegar a doler”

Una vez no está mal
Quizá dos aguantarás
Pero cuando te distraigas
Puede que vivo no salgas

Porque ellos te conocen y ya saben dónde dar

      Saben dónde guardas tus heridas
Y no piensan parar
Saben que ahora buscas la salida
Y no te dejarán

Dicen ver lo que no ves
Dicen ser la sencillez
Pero observa cuando miren
Puedes ver como esa estúpida

Sonrisa se dibuja en sus caras a la vez

Sé que es fácil sucumbir
A su forma de vestir
A su ironía inteligente
Pero no temas por ti
Hasta que niegues lo bello y tu flequillo toque la nariz