Y allí estaba, escondida entre los acordes de guitarra, más allá de los golpes de bombo, lejos de la melancolía del delay y el épico sinte, allí permanecía enredada en las melodías de voz, la verdadera razón, la clave, el objetivo, el por qué, el génesis, la sal..

"Quien busca encuentra", se dijo mientras observaba detenidamente el hallazgo y repasaba, la lista de canciones de aquel artista desconocido.

 

Literatura